• José Miguel Flavián Erlac

Kantar UK: la coyuntura favorece a los discounters.

La agencia de investigación de mercados Kantar ha publicado su nota mensual donde analiza los datos de los últimos tres meses en el gran consumo británico. El periodo analizado es interesante porque ya incluye marzo del 2020, y las comparativas que vienen haciendo de los dos últimos años ya son de periodos extraordinarios: marzo del 2020 con las compras de acopio del inicio del confinamiento, y marzo del 2021, con el fin del último periodo de confinamiento en el Reino Unido. Y a todo esto hay que añadirle la inflación y la delicada situación actual, con el ataque de Rusia a Ucrania y el impacto que está teniendo en la confianza de los consumidores y el precio de las commodities agroalimentarias y energéticas.

Los números nos muestran como los discounters son los únicos supermercados que crecen, mientras que del resto de cadenas, Tesco lidera el grupo de los que pierden con una cierta ventaja, y es el único de ese grupo en mejorar su cuota de mercado.

Tanto Aldi como Lidl han crecido un 3.6% en ventas en el último trimestre (hasta el 21 de marzo del 2022). Son varios los factores que están impulsando este crecimiento: al ya habitual de seguir abriendo tiendas mientras que los demás no lo hacen (esto ya tiene una importante contribución al crecimiento de ventas) se le une que durante las etapas de confinamiento no tuvieron muy buenos números (por que los compradores favorecían hacer la compra en un solo sitio durante este tiempo). Pero ahora que ya no existen estas limitaciones, y junto con la inflación (de la que ellos no se escapan) creciente que les favorece por su buena percepción de precio, consiguen arrastrar cada vez más clientes a sus tiendas, según Kantar.

La inflación es ahora el tema dominante en el gran consumo y las familias ajustan su comportamiento de compra para no gastar tanto. La inflación que mide Kantar ha alcanzado el 5,2% interanual, y el impacto que está teniendo en el gran consumo, frente a los esperados de pasar a MDD, etc, es el de reducir la compra. El valor del mercado se ha contraído en un 6.3% por el efecto combinado de la inflación y la apertura de la restauración.

El canal online sigue perdiendo cuota poco a poco, y ahora se sitúa en un 12.6% del mercado, todavía muy por encima de sus cifras pre pandemia. Es posible que el aumento del coste de la gasolina ayude a una cierta resurgencia del canal, dado que los compradores quieran evitarse el viaje de ir a comprar a los hipermercados y no vean tan mal ajustar sus demandas para adaptarse a alguno de los horarios de entrega baratos que ofrecen los distribuidores. El precio de la gasolina también ha podido tener un efecto en el descenso del número de visitas medio que calcula Kantar, que ha pasado de 15.6 al mes en el anterior trimestre a 15.4, aunque también la progresiva vuelta a la normalidad y consumir más en hostelería también implica que se tiene que ir menos a tiendas para comprar algo para cenar o comer en el hogar.

Sin duda la inflación va a seguir creciendo, y como ya se advertía, va a ser la cuestión dominante del mundo del gran consumo este año. Va a ser un reto difícil para las cadenas del top 4 mantener su diferencial de cuota con los discounters (de hecho, Aldi está a punto de alcanzar a Morrisons) y gestionar el mix de surtidos, precios, servicios, etc, para ofrecer una buena imagen de precio y no dar motivos a los compradores para que se les vayan a Aldi o Lidl.

#Aldi #Lidl #Tesco

0 views0 comments