• José Miguel Flavián Erlac

Supermercados Iceland: si no puedes eliminar (el plástico), compensa.

La cadena de supermercados Iceland es sin duda una de las más activas en la carrera por reducir el impacto medioambiental y ganar credenciales “verdes” dentro del ámbito del gran consumo británico. Son la décima cadena del país (Kantar Worldpanel les asigna una cuota del 2,3%) y a pesar de su tamaño, son sin duda los que más “ruido” hacen sobre sus iniciativas, y han tomado pasos valientes antes que los demás.

Una de sus promesas era eliminar el plástico de la MDD al acabar el 2023, pero ya han anunciado que no les va a ser posible. Han renovado muchas referencias, sustituido envases plásticos por otros materiales como el papel, y están priorizando la eliminación del plástico que no se recicla en UK más que al plástico en su totalidad, utilizando productos plásticos más simples y fácilmente reciclables cuando no encuentran otra alternativa.

La idea que han tenido para tratar de aproximarse a esta buena intención es la de la compensación, adoptando un modelo que tiene ciertas similitudes con las de las emisiones, pero en vez de bonos de carbono, Iceland compra bonos de plástico. Trabajan con la empresa Seven Clean Seas, que se dedica a recoger residuos plásticos de las playas en países en vías de desarrollo de todo el mundo, y que los entregan a las organizaciones que se encargan de la gestión del plástico en cada país para asegurarse que esos residuos no vuelven al medioambiente.

Es una iniciativa innovadora, por lo menos dicen ser los primeros en UK en ponerlo en marcha, pero ha despertado recelos en unas cuantas de las ONGs medioambientales que siguen el trabajo de Iceland o han colaborado con ellos, como Greenpeace, A Plastic Planet, etc, que piensan que esta compensación puede restar impulso a los proyectos de eliminación o reducción. La principal reserva es que no todo el plástico que se recoge por iniciativa de Seven Clean Seas se acaba reciclando. Algunos países no tienen la capacidad, y acaba en basureros o incinerado, por lo que no es preciso decir que Iceland compensa con estas acciones el plástico que pone en el mercado. Pero por lo menos el dinero que reciba Seven Clean Seas va a ayudar al desarrollo de infraestructuras en esos países que permitan el reciclaje, y que permitan el tratamiento de los plásticos para que puedan transformarse en alimentos de animales, combustible, o materiales de construcción. Iceland les va a pagar £1.7 millones para financiar la recogida de 7.000 toneladas de residuos.

Mientras tanto, Iceland va a seguir trabajando en reducir la cantidad de envases en general que utilizan, los de plástico en particular, y tratando de animar a los demás supermercados a sumarse a esta iniciativa.

#Iceland #Reciclaje #Sostenibilidad

0 views0 comments